Warning: mysql_fetch_assoc() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /var/www_2tb/bestsellerbook.ru/read.php on line 28
Стр.1. El jardin olvidado - Morton Kate
Здравствуйте, Гость! Вы были здесь 99 раз.
Morton.. - El jardin olvidado
1 2 3 4 5 6 .. 397

Titulo original: The Forgotten Garden

Traduccion por: Carlos Schroeder







Para Oliver y Louis,

mas preciosos que todo el oro forjado

en El Pais de las Hadas





Pero ?por que debo traer tres hebras del cabello de la Reina de las Hadas? -pregunto el principe a la bruja- ?Por que no otro numero, por que no dos, o cuatro?».

La bruja se inclino hacia delante sin dejar de hilar. «No hay otro numero, mi nino. Tres es el numero del tiempo, ?acaso no hablamos de pasado, presente y futuro? Tres es el numero de la familia, ?acaso no hablamos de madre, padre e hijo? Tres es el numero de las hadas, ?acaso no buscamos entre el roble, la ceniza y la espina?».

El joven principe asintio, porque la sabia bruja habia hablado con verdad.

«Por ello debo poseer tres hebras, para tejer mi trenza magica».

La trenza del hada, Eliza Makepeace.















PRIMERA PARTE







1



Londres, Inglaterra, 1913



El lugar donde se acurruco estaba oscuro, pero la pequena hizo como le ordenaron. La dama le habia dicho que aguardara, que aun no estaba a salvo, tenia que estarse tan quieta como los ratones de una alacena. La nina supo que era un juego, como el escondite.

Detras de los barriles de madera, la nina escuchaba. Evoco una imagen en su mente, tal como su padre le habia ensenado. Muy cerca, unos hombres, que supuso eran marineros, gritaban a otros mas lejos. Voces fuertes y toscas, llenas del mar y su sal. En la distancia las sirenas de los barcos, los silbatos, los remos al chocar contra el agua; y mas alla, el grito de las grises gaviotas de alas extendidas para absorber los rayos del sol.

La dama regresaria, eso habia dicho, pero la pequena deseaba que fuera pronto. Habia estado esperando largo tiempo, tanto que el sol habia recorrido el cielo y ahora calentaba sus rodillas bajo su vestido nuevo. Presto atencion, esperando oir el ruido de las enaguas de la dama siseando contra los tablones del muelle. El taconeo de sus zapatos, apresurados, siempre apresurados, como nunca habian sonado los de su madre. La pequena se preguntaba, de esa forma vaga y despreocupada de los ninos que son muy queridos, donde estaba su mama. Cuando regresaria. Y tambien se preguntaba acerca de la dama. Sabia quien era, habia escuchado a la abuela hablar de ella. La dama se llamaba la Autora y vivia en una pequena casa en los limites de la propiedad, mas alla del laberinto.

Стр. 1 из 397 След.



Добавить в избранное
Vkontakte